LOS ANIMALES Y EL HOMBRE

Hace mucho tiempo, cuando los primeros hombres vagaban por la tierra,
el hombre se sentó solo sumergido en la tristeza
y todos los animales se acercaron a él.
“No nos gusta verte así de triste. Pídenos lo que sea que desees y lo tendrás.”
Y el hombre dijo: “Quiero tener buena vista.”
El buitre respondió: “Tendrás la mía.”
Y el hombre dijo: “Quiero ser fuerte.”
Y el jaguar dijo: “Serás fuerte como yo.”
Entonces el hombre dijo: “Deseo conocer los secretos de la Tierra.”
La serpiente replicó: “Yo te los mostraré.”
Y así fueron pasando todos los animales y cuando el hombre tuvo todos los dones que ellos podían darle se marchó.
Entonces el búho dijo a los otros animales:
“Ahora el hombre conoce  mucho y puede hacer muchas cosas.  Sin embargo, tengo miedo.”
El ciervo dijo: “El hombre tiene todo lo que necesita y ahora su tristeza parará.”
El búho replicó: “No. Vi un agujero en el hombre profundo como un hambre que nunca podrá saciar.”
Es lo que le hace triste y lo que le hace desear. Seguirá buscando y buscando hasta que un día el mundo dirá: “Ya no hay más y no tengo nada más que darte.”

JUAN MANUEL